Privacidad y seguridad de datos en la nueva era digital

Privacidad y seguridad de datos

Desde hace ya un tiempo, los datos han sustituido al petróleo como un nuevo motor de creatividad y éxito económico en la más que acelerada era de la transformación digital. Esta revolución tecnológica impulsada por la importancia de los datos también trae consigo una necesidad imperiosa de proteger la privacidad de las personas y los datos críticos o sensibles frente al acceso ilegal.

Las leyes que conocemos sobre privacidad y seguridad de los datos, (en nuestro caso el RGPD) se encuentran en un constante cambio, evolución y desarrollo adaptado a las nuevas necesidades que generan a nivel regulatorio los grandes avances a nivel tecnológico relacionados con los datos, aunque por desgracia no avanzan a la misma velocidad.

Mantener la seguridad y la privacidad de los datos es crucial, pero lograr su cumplimiento puede ser todo un reto. La enorme cantidad de datos que las empresas recopilan y almacenan es uno de los principales problemas. Para encontrar, organizar y proteger los datos sensibles, las empresas deben desarrollar procesos integrales de gestión de datos.

Si las empresas desean cumplir adecuadamente las normas de privacidad y seguridad de datos, deben dar prioridad a la aplicación de medidas eficaces de protección de datos. Esto implica hacer evaluaciones de cómo se ven afectados los efectos de la privacidad, idear planes para gestionar las violaciones de datos e implantar procesos seguros de tránsito y almacenamiento de datos. Los datos personales también deben protegerse mediante métodos de cifrado, anonimización y seudonimización.

Cumplir la normativa sobre protección de datos exige elaborar directrices sobre privacidad de datos y obtener el consentimiento de los usuarios. Las empresas deben ser abiertas y honestas sobre cómo recopilan, utilizan, almacenan y distribuyen los datos personales. La transparencia en los procesos de datos fomenta la confianza de los clientes y permite a los usuarios tomar decisiones informadas sobre sus datos. Antes de recoger y procesar información personal, también es esencial obtener el consentimiento explícito. Las empresas deben ofrecer procedimientos de consentimiento sencillos y garantizar que los clientes puedan revocar fácilmente su consentimiento en cualquier momento.

Hay que fomentar una cultura de concienciación y formación en las empresas para garantizar la privacidad y la seguridad de los datos; las soluciones tecnológicas por sí solas no bastan. Las mejores prácticas para la protección de datos deben enseñarse periódicamente a los empleados, incluyendo cómo identificar y minimizar amenazas comunes como la ingeniería social y los ataques de phishing. Al capacitar a los empleados para reconocer y responder a posibles violaciones de datos, las organizaciones pueden mejorar su postura general de seguridad y reducir el riesgo de fugas de datos. Los empleados también pueden beneficiarse de los esfuerzos continuos de concienciación que enfatizan el valor de la privacidad de los datos y su responsabilidad de proteger la información sensible.

En el entorno empresarial interconectado de hoy en día, las empresas recurren con frecuencia a proveedores de servicios externos para diversas tareas. Sin embargo, el intercambio de datos con terceros plantea nuevos peligros y dificultades de cumplimiento. Hay que examinar cuidadosamente a los proveedores externos para asegurarse de que disponen de mecanismos eficaces de protección de datos. Los contratos deben contener disposiciones que describan las condiciones para el tratamiento de datos, así como las obligaciones de cada parte para preservar la seguridad y la privacidad de los datos.

En la era de la transformación digital, las empresas deben observar y estar constantemente al día con las normativas en materia de privacidad y seguridad de los datos. Para lograr un auténtico cumplimiento es imperativo poner en marcha procedimientos de protección de datos, promover la concienciación y trabajar con proveedores externos fiables.

Las organizaciones deben dar prioridad a la privacidad y seguridad de los datos a medida que se desarrolla la tecnología, modificando sus procedimientos para gestionar eficazmente los nuevos riesgos y obligaciones legales. Las empresas pueden fomentar la lealtad de los consumidores, generar confianza y superar con éxito los retos de la era digital prestando especial atención a la privacidad y la seguridad de los datos.

Guillermo Caro

Abogado

gcaro@monlexabogados.es

Lectura relacionada:
Compartir este artículo

Autor

Monlex Abogados, con más de 30 años en Derecho Mercantil y Asistencia Legal, ha sido esencial en ayudar a las empresas turísticas en su expansión global. El bufete es parte de una red global en más de 20 países y miembro de HISPAJURIS, la principal red de bufetes de abogados de España.
Palabras relacionadas

Mantente informado con consejos legales de Monlex

No hay spam, sólo enviamos actualizaciones sobre nuestras áreas de práctica

¿Requiere asistencia legal?

Reciba asesoramiento legal personalizado de nuestros expertos en MONLEX.