Plataformas de alquiler turístico – ciudades con restricciones

Cookies sector turístico

La aparición hace unos años de las plataformas de alquiler turístico fue un gran boom como alternativa a los establecimientos hoteleros, por su privacidad, precios competitivos, adaptación de horarios de entrada y salida, etc. No obstante, con el tiempo se empezó a tomar medidas con respecto a Airbnb, pues han sido acusados de inflar los precios de la vivienda, expulsar a la población local, sobrecargar los recursos y fomentar el turismo excesivo.

Esto ha provocado que con nuevas regulaciones se empezara a restringir los alquileres de corta duración para tratar de paliar los problemas ocasionados, que no son pocos.

Pasamos a enumerar los que nos parecen más significativos, empezando siempre por la tierra:

Palma de Mallorca (España): el pasado mes de febrero de 2023 Tribunal Supremo avaló la prohibición del alquiler turístico en pisos en Palma para proteger al residente.También ha prohibido los alquileres turísticos en edificios de apartamentos. Sólo pueden alquilarse viviendas unifamiliares, que deben ser casas aisladas o chalés.

Valencia (España): está luchando en los tribunales para prohibir los alquileres vacacionales de corta duración en su centro histórico.

Barcelona (España): en el 2021 se prohibió el alquiler de habitaciones privadas a por medio de 31 días.

Portugal: Portugal ha dejado de conceder nuevas licencias para Airbnbs y otros alquileres vacacionales similares, excepto en las zonas rurales, para lidiar con el aumento de los precios de los alquileres.

En Londres (RU): sólo se puede alquilar la propiedad como máximo 90 noches/año sin solicitar un cambio de uso.

En Escocia (RU): Ahora hay que obtener una licencia para utilizar una propiedad en alquiler a corto plazo previo a aceptar reservas.

Florencia (Italia): anunció la prohibición de nuevos anuncios de Airbnb el pasado mes de junio de 2023 y otros alquileres vacacionales de corta duración en el centro histórico de la ciudad.

París (Francia): el parisino está limitado al número de días de alquiler de su vivienda principal a un máximo de 120 días/año. En caso de segundas residencias y querer superar el plazo, los propietarios estarían obligados a convertir las viviendas en alojamientos turísticos. El alquiler ilegal se persigue por una unidad creada al efecto y se multa. Berlin (Alemania): Actualmente en Berlin los anfitriones están obligados a tener un permiso para alquilar la vivienda. Y las segundas residencias se pueden alquilar por un máximo de 90 días/año.

Ámsterdam (Países Bajos), sólo se pueden alquilar un máximo de 30 noches/año. Todo lo que supere esa cifra requiere un permiso para estancias de corta duración.

Nueva York (EEUU): Desde el mes de septiembre de 2023 Airbnb únicamente podrá ofrecer alojamientos completos para estancias superiores a un mes. Ya no se podrá ofrecer todo un apartamento únicamente para una semana

En Hawai (EEUU), ha prohibido los alquileres de menos de 90 días en la isla de Oahu, donde se encuentra la famosa playa de Waikiki. Los condados de la isla también están facultados para regular e introducir sus propias normas con la intención de eliminar los alquileres de corta duración a partir de este año.

Tennessee (EEUU), a partir de julio de 2023, los nuevos propietarios de Airbnb tendrán que obtener una licencia (lo que implica el contrato de un seguro, un adulto de guarda en un radio de 80 km, entre otros).

Montreal (Canadá): han prohibido totalmente los alquileres de corta duración para garantizar que haya suficientes viviendas para los residentes.

Vancouver (Canadá): establece un tope de 30 noches por vivienda y esta además debe ser la residencia principal del propietario.

Estos son solo unos ejemplos de ciudades que se han visto obligadas a limitar y/o restringir este tipo de negocio, por los perjuicios que han causado en el pasado sin o escasa regulación al respecto. Viendo estos varios casos, hay muchos más, sería deseable y más que aconsejable que los países que aun no tienen regulación al respecto, estudiasen y revisasen los problemas habidos en otras ciudades y que por ende regulen de antemano este negocio, porque lo que a priori se contempla como un crecimiento de turismo al país, la realidad es que perjudica sobremanera al residente local. No se trata de prohibirlo, se trata de regularlo debidamente atendiendo a los antecedentes existentes.

Joana Tremba

Abogada de MONLEX

jtremba@monlexabogados.es

Lectura relacionada:

Regulación de Alquiler Turístico en la Unión Europea

Prohibir el alquiler turístico en la comunidad de propietarios: regla de la unanimidad

 

Compartir este artículo

Autor

Monlex Abogados, con más de 30 años en Derecho Mercantil y Asistencia Legal, ha sido esencial en ayudar a las empresas turísticas en su expansión global. El bufete es parte de una red global en más de 20 países y miembro de HISPAJURIS, la principal red de bufetes de abogados de España.
Palabras relacionadas

Mantente informado con consejos legales de Monlex

No hay spam, sólo enviamos actualizaciones sobre nuestras áreas de práctica

¿Requiere asistencia legal?

Reciba asesoramiento legal personalizado de nuestros expertos en MONLEX.