Nueva Ley General de Turismo en República Dominicana

Nueva Ley General de Turismo en República Dominicana

No hay duda de lo importante que es el turismo para la economía de la República Dominicana. Después de la pandemia, este sector ha tenido una recuperación vertiginosa, según los datos preliminares del 2023. ¡Increíble!, ¿verdad? En los últimos dos años, el crecimiento y desarrollo han sido impresionantes, ¡hasta la Organización Mundial del Turismo (OMT) lo reconoció en el 2022!

Algo que va a potenciar aún más este rendimiento turístico es poner al día las reglas y regulaciones. Sería urgente y necesario actualizar el marco normativo para que todas las proyecciones, planes e inversiones que se quieren en el sector, con colaboraciones público-privadas, puedan brillar. No tiene sentido demorar esto y, por tanto, obstaculizar a un sector que tanto está aportando en el crecimiento del país en las últimas décadas.

A pesar de que se han implementado leyes más recientes para impulsar el turismo (¡la Ley No. 158-01, que establece la Ley de Fomento al Desarrollo Turístico para los polos de escaso desarrollo y nuevos polos en provincias y localidades de gran potencialidad, y crea el Fondo Oficial de Promoción Turística (CONFOTUR), es un buen ejemplo!), aún el país se rige por la Ley Orgánica de Turismo No. 541 de 1969. Si bien es cierto, que se han acordado normativas administrativas para algunos temas, sinceramente, la verdad es que todos estos esfuerzos no son suficientes. El país necesitaría una actualización integral del marco normativo del turismo para adaptarse a la situación presente y la realidad general, y así seguir siendo los líderes en un sector tan competitivo a nivel nacional como internacional. ¡Vamos República Dominicana, a darle un empujón a la normativa turística!

Sin ánimo de ofender, pero es que la cantidad de normas y leyes turísticas dispersas, son como un rompecabezas que necesita ser resuelto. ¡Es todo un desafío que el Ministerio de Turismo debería abordar como prioridad en el 2024! La República Dominicana necesita una política pública turística que haga destacar la potencia del país como destino turístico.

Cuando hablamos de turismo como política pública, buscamos reglas que sean efectivas y eficientes. Es necesaria una regulación que tenga en cuenta cómo afecta tanto a la Administración Central como a los Ayuntamientos locales. La regulación del turismo toca temas como urbanismo, sanidad, infraestructura pública y privada, entre otros, por lo que amerita pulir la normativa turística del país, para crear un marco normativo sólido y seguro, para que las inversiones en este sector fluyan sin problemas.

Siendo la República Dominicana uno de los destinos turísticos principales de Latinoamérica y del Caribe, parece que la regulación del turismo ha quedado un poco rezagada. Pero ¡alto ahí! La planificación turística es clave para mantener el desarrollo y la sostenibilidad. Aunque la Ley No. 368-22 de Ordenamiento Territorial, Uso de Suelo y Asentamiento Humanos es una respuesta del Gobierno central para avanzar en el orden del uso de suelo para organizar el territorio, dar racionalidad, equidad territorial y eficiencia, ha sido un paso adelante, aún se puede avanzar más para lograr una política pública nacional o regional más enfocada en el turismo. La materia turística es especial y única, así que quizás sea hora de repensar cómo las Administraciones Locales se involucran. La planificación debería ser más estratégica y trabajar de la mano con todos los actores del turismo, tanto públicos como privados.

El turismo puede impulsar el desarrollo, como esta sucediendo en distintas zonas del país, creando, por tanto, oportunidades para infraestructuras y servicios contribuyen al bienestar y mejoren la calidad de vida, y por consiguiente, no podemos olvidar que la relación entre el turismo y el derecho administrativo es clave para garantizar el desarrollo sostenible de la industria turística, protegiendo los intereses de todas las partes comprometidas. Desde la permisología administrativa hasta la seguridad, concesiones y la protección del turista, todo debe avenirse con las normativas legales y administrativas, además de cuidar los recursos naturales del país, objeto de destino turístico.

El pasado 26 de diciembre de 2023, la República Dominicana recibió su visitante número 10 millones, lo que marcó un hito sin precedentes en el turismo del país y de toda la región. Pero alcanzado este hito, y conseguir nuevos retos, como indicáramos antes, se necesitaría una nueva ley general de turismo que tenga en cuenta la realidad actual. Sería importante que la nueva ley se planifique bien si se quiere impulsar y fortalecer destinos turísticos que dejen huella por mucho tiempo y beneficien la economía local.

Ojalá pronto podamos hablar sobre esta “nueva” Ley de una forma más certera.

Lectura relacionada:

Desarrollo de proyectos turísticos en República Dominicana gracias a las seguridad de inversión 

¿Es República Dominicana un destino turístico inseguro?

Los beneficios de la Ley 51-23 en República Dominicana

 

 

Compartir este artículo

Autor

Abogada Senior especializada en servicios de asesoría legal corporativa para empresas, Agencias de Viajes (OTAs), fundaciones y asociaciones. Brinda asesoramiento legal tanto a entidades corporativas como a organizaciones dentro del sector turístico internacional.
Palabras relacionadas

Mantente informado con consejos legales de Monlex

No hay spam, sólo enviamos actualizaciones sobre nuestras áreas de práctica

Artículos relacionados

¿Requiere asistencia legal?

Reciba asesoramiento legal personalizado de nuestros expertos en MONLEX.