La mal llamada “Ley de Creación y Crecimiento de Empresa”

Muchos pensarán con el título de la nueva Ley que, finalmente, el Gobierno ha decidido facilitar el crecimiento de empresas poniendo a su disposición un sinfín de facilidades para su creación. Pues bien, adelantarles que será, a priori, más sencillo constituir una sociedad (menos obstáculos burocráticos y más facilitades en cuanto a Registro Mercantil se refiere y la inclusión de desarrollos tecnológicos para crear una sociedad), sin embargo, no esperen unos beneficios fiscales que incentive la creación de empresas o la contratación de personal.

El mismo texto legal, en su Exposición de Motivos, reitera que el crecimiento empresarial y el aumento de la productividad es fundamental para el proceso de crecimiento económico, pero como lector empresario/autónomo que posiblemente sea usted, estará de acuerdo en que el aumento de la productividad no se verá relativamente reflejado en que pueda constituir una empresa con un euro (y no tres mil) o que la pueda constituir telemáticamente. El verdadero quebradero de cabeza del empresario (principalmente las pymes y del trabajador autónomo que constituyen más del 99% del tejido productivo y representan más del 61% del Valor Añadido Bruto y el 64% del empleo) son los rendimientos económicos mensuales netos, es decir, que la empresa que se aventuró a constituir salga rentable y así poder cumplir con el pago de las nóminas, la electricidad, el agua, las rentas, los proveedores y los impuestos.

Por ello, toda Ley que facilite la constitución de empresa bienvenida sea, pero la verdadera preocupación (desde siempre, pero principalmente a día de hoy) del empresario, del autónomo y, porque no, del trabajador, es que las empresas subsistan económicamente y es bien sabido qué les podría ayudar: unas bonificaciones fiscales, unos incentivos de contratación de personal, una verdadera política que persiga la competencia desleal, etc.

Como les adelantaba, el texto definitivo de la Ley de Creación y Crecimiento de Empresas (la mal llamada “Ley Crea y Crece”) destaca, entre otros muchos otros puntos, por modificar la Ley de Sociedades de Capital en aras de permitir la constitución de una empresa de responsabilidad limitada con un capital mínimo de un euro.

Esta medida, no es menos cierto que facilita la creación de una pequeña empresa, pero desde el despacho, en el cual tenemos experiencia con el asesoramiento integral de empresas, nos preguntamos: ¿Y no existiría el mecanismo político-fiscal de ayudar a las empresas con reducción de impuestos? ¿O incentivando a la contratación reduciendo la cuota de la Seguridad Social? O, girando 180 grados el punto de vista ¿Por qué no se busca una solución de apoyo a las empresas que están viendo de cerca la liquidación por morosidad?

Son varias las preguntas de los empresarios y autónomos que siguen sin obtener respuesta y, la “Ley Crea y Crece” no creemos se las resuelvan…

La solución está en incentivar la inversión empresarial aprovechando las oportunidades que ofrezca el mercado español y europeo. Y la voluntad de la Administración, más que la normativa, debería ir en el sentido de apoyo público al empresario y autónomo.

Esperemos que la próxima Ley sea más productiva para las pymes y autónomos o, cuanto menos, que reciba un título que se ajuste mejor a su verdadero contenido…

Miquel Planas

Abogado

mplanas@monlexabogados.es

Lectura relacionada:
Compartir este artículo

Autor

Monlex Abogados, con más de 30 años en Derecho Mercantil y Asistencia Legal, ha sido esencial en ayudar a las empresas turísticas en su expansión global. El bufete es parte de una red global en más de 20 países y miembro de HISPAJURIS, la principal red de bufetes de abogados de España.
Palabras relacionadas

Mantente informado con consejos legales de Monlex

No hay spam, sólo enviamos actualizaciones sobre nuestras áreas de práctica

Artículos relacionados

¿Requiere asistencia legal?

Reciba asesoramiento legal personalizado de nuestros expertos en MONLEX.