Boeing, repercusiones legales

Boeing, repercusiones legales

La explosión de un panel de la cabina, el pasado 6 de enero, obligó a un avión Boeing 737 MAX 9, operado por Alaska Airlines, a realizar un aterrizaje de emergencia. La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de los Estados Unidos (NTSB por sus siglas en inglés) acaba de presentar su informe preliminar acerca del incidente, en el cual deduce que faltarían cuatro pernos que tenían que impedir el movimiento de esa pieza.

Cerca de 200 aviones fueron paralizados en tierra mientras siguen las investigaciones. La mayoría de estos operados por compañías aéreas estadounidenses, como United Airlines y Alaska Airlines. La aerolínea informa que ha completado las inspecciones finales de su primer grupo de aviones Boeing 737 MAX 9 y reanudó los vuelos con este modelo el pasado viernes 26 de enero En la Unión Europea y el Espacio Económico Europeo, sólo la compañía islandesa Icelandair tiene cuatro aviones.

Algunas OTAs, como Kayak han añadido filtros que permiten a los usuarios excluir vuelos que utilizan aviones Boeing 737 Max, generando un aumento del interés de los usuarios en evitar esos aviones (15 veces mayor en el uso del filtro original). Ese filtro permite distinguir específicamente entre los aviones 737 Max 8 y Max 9, ya que solo este último ha sido retirado de servicio por la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos.

Cuatro pasajeros de Alaska Airlines que estaban a bordo del avión Boeing 737 MAX 9 han interpuesto una primera demanda, por la vía civil en el Tribunal Superior del Condado de King en Seattle, tanto contra el fabricante como contra la aerolínea. El avión regresó a Portland, donde algunos pasajeros recibieron tratamiento por lesiones.

Los demandantes alegan principalmente daños psicológicos por el trauma causado por “el enorme agujero en el fuselaje, la despresurización rápida y el caos general fueran un preludio a la destrucción del avión”. Además, piden compensación por lesiones físicas y pérdidas económicas, incluyendo gastos médicos y de viaje. El escrito de demanda expone que Boeing y Alaska Airlines operaron un avión “defectuoso e inseguro”, y no realizaron las pruebas, inspecciones y mantenimiento adecuados en el avión para garantizar la seguridad de los pasajeros.

La seguridad aérea en la Unión Europea (UE) es regulada por la Agencia Europea de Seguridad Aérea (European Union Aviation Safety Agency, EASA). La es responsable de establecer normas y regulaciones para garantizar altos estándares de seguridad en la aviación civil en todos los Estados miembros de la Unión Europea. La agencia supervisa aspectos como la certificación de aeronaves, el mantenimiento, la licencia de pilotos y la seguridad operativa en general. La EASA adoptó la Directiva de Aeronavegabilidad de Emergencia (EAD), como respuesta al incidente.

La EAD obliga a las compañías aéreas a dejar en tierra las aeronaves de Boeing 737 MAX 9 hasta que se haya completado una inspección. La EASA tomó esa decisión a pesar de que ninguna aerolínea de la U.E. opera actualmente una aeronave de este tipo.

La FAA solo ha puesto en tierra los Boeing 737 Max 9 con una puerta en mitad de la cabina. No todos los Boeing 737 Max 9 tienen una. De hecho, las aeronaves 737-9 que operan en Europa no tienen esta configuración y, por lo tanto, no están afectadas por la EAD y podrían continuar operando normalmente.

Lectura relacionada:

Accidente en vuelos: reclamar lesiones psicológicas

La responsabilidad de las compañías aéreas por caídas

 

Compartir este artículo

Autor

Abogado Senior con especialización en Derecho Comercial, Derecho Corporativo, Derecho Civil y Derecho Internacional, quien coordina asuntos legales que abarcan varias jurisdicciones con eficiencia. Su enfoque meticuloso y su amplio conocimiento lo convierten en un asesor de confianza.
Palabras relacionadas

Mantente informado con consejos legales de Monlex

No hay spam, sólo enviamos actualizaciones sobre nuestras áreas de práctica

¿Requiere asistencia legal?

Reciba asesoramiento legal personalizado de nuestros expertos en MONLEX.